No veas todo oscuro, porque siempre habrá un rayito de luz.

Si la vida es un instante, hoy quiero olvidar que existo.

Si la vida es un instante, hoy quiero olvidar que existo.
Loading...

Amazon MP3 Clips

martes, 29 de enero de 2013

Y esque estás a años luz, siendo la chica de al lado.

Y cuando el tiempo pasó
desengañado no pude seguir esperando
me tengo que conformar no habrá señal ni lugar
y es que tu simplemente, eres la chica de al lado
mientras tanto los dos, desayunamos
miradas cada mañana
mientras tanto los dos, somos reflejos perdidos
en tu ventana
siendo la chica de al lado....
Eres la chica de al lado
Solo la chica de al lado...


sábado, 12 de enero de 2013

Y no hay más...

  • Hay cosas que uno no puede hacer solo: discutir, subirse y sujetar una escalera a la vez o doblar una sábana de esas de matrimonio. Yo toda mi vida he pensado que lo ideal era vivir en pareja, por muy extraña que fuera la pareja. De hecho hay parejas que acaban convirtiéndose en trío, parejas que acaban quedándose sin pareja porque no se puede evitar el miedo a no estar a la altura. Hay parejas que son imposibles por definición, por historia, y por física, aunque no por química. O parejas en las que la química se ha ido gastando aunque sigan compartiendo una familia. Familias donde en algún momento hubo una pareja, parejas que fueron en algún momento y ya no son nada. Y eso es lo que más miedo da en la vida…
  • Cuando la pareja se rompe, sea por lo que sea, la primera sensación que se tiene es de pánico. Un miedo atroz al cambio, a la pérdida de control sobre nuestras vidas. Un miedo atroz a estar solo. Y cuando se llega a esa soledad, uno se da cuenta de que la ruptura puede llevar a un lugar mejor. Hoy es el primer día del resto de mi vida, porque desde hoy creo que lo más importante en esta vida, es saber volar solo.

jueves, 26 de abril de 2012

·


No quiero regalos. Me inventaré una alergia al chocolate, y a
las flores si es necesario, no quiero cajitas, arroz cayéndonos encima ni historias de naranjas mal cortadas. No quiero cepillos rosas en mi baño, ni violines, ni París ni Venecia. No creo en castillos ni en princesas que necesiten besos para despertar, no quiero blandeces, no te adaptes a mí ni te erosiones con los choques, ni te enfades por la distancia de seguridad que querré de vez en cuando. Qué nuestras manos no encajen, qué mi hombro no te sea cómodo, qué odies cómo me enfado, qué odies cómo escribo, qué te rías de cómo hago todo. No quiero saber el nombre de tus futuros hijos, ni que lleven mis apellidos.


No quiero exclusividades, quiero alquiler con opción a compra nunca llevada a cabo, no quiero escribirte solo a ti, no quiero amores con complejo de jaula con los posesivos y el verbo tener como barrotes. No quiero obviedades, ni golpes de estado de ánimo algún 14F, que entiendas que nuestra relación, será a tres, que no pienso abandonar a Soledad por ti, ni bailar canciones románticas agarrados, ni acordarme de ti escuchando algún grupo romántico de los ochenta. Pero que tengas claro que si hay algo que quiero es a ti y a este puto miedo a tu potencial de cambiar todo lo antes dicho. 




Algunas veces las personas llegan a nuestras vidas y rápidamente nos damos cuenta, de que 
esto pasa por que debe de ser así. Llegan para servir un propósito, para enseñarnos una 
lección, para ayudarnos a descubrir quiénes somos en realidad, y para enseñarnos todo 
aquello que deseamos alcanzar, y todo lo que deberíamos dejar pasar. No sabes quiénes son 
hasta que fijas tus ojos en ellas, pero es entonces cuando sabes y comprendes, que te 
cambiarán la vida...





viernes, 24 de febrero de 2012

Will

No más límites en el horizonte. No más caras aturdidas mirando al infinito sin idea de que hacer después. No más cobardía y mucho menos cansancio. No te desmorones, nada está perdido, al menos que tu voluntad lo diga. No la pierdas, ella es la que en realidad más aguanta, no se rinde. Se desvanece por momentos y aparece casi transparente. Pero es ella la que siempre te recuerda que tienes que seguir adelante. Confía en ella, no mires atrás, agárrala fuerte y no la dejes ir. Te levantará cuando menos te lo esperes pero cuando más lo necesites.



martes, 7 de febrero de 2012

Nunca es tarde para empezar de cero, para perseguir un sueño, para ser feliz, para ser libre. Nunca.


    • Y con tan solo 17 años...He soñado más tiempo del que he vivido. He sentido cansancio rutinario. He acariciado el amor, la atracción, cada pequeña mariposa que ha bailado en mi estómago. He volado muy por encima de todo, de los problemas, de cada frágil nube. He saboreado caídas durísimas. He sabido seguir, por muy difícil que fuera. He llorado una y otra vez; hasta tragar toda la ansiedad de mi cuerpo, hasta tener esa asfixia en mi garganta. He visto la muerte. En los que me rodeaban, en cada rato de tristeza. He echado de menos, sigo haciéndolo. He comentado sin conocer. Pero también he querido, he querido hasta explotar de felicidad. He llorado por sentir el mayor de los vacíos; hasta querer desaparecer. He aprendido de mis errores. Tarde. Pero he aprendido. He madurado. No he hecho cosas por miedo. No he luchado todo lo que podía. Pero he reído, he sentido lágrimas de infinita alegría. He visto que todo era posible. He confiado en mi, me he querido. Y en sólo diecisiete años..Me he dado cuenta de que necesito vivir esto y mucho más. Que de cada caída se aprende, aunque todo sea un caos. Y una vez más, me lo recuerdo, os lo recuerdo: Nunca es tarde para empezar de cero, para perseguir un sueño, para ser feliz, para ser libre. Nunca. 

    domingo, 5 de febrero de 2012

    5/12


    "Si catorce vidas son dos gatos... ...aún queda mucho por vivir."
    Y tras un Invierno frío, llegas tú. Tú, y la sensación de que algo vuelve a empezar, tú, y saber que la Primavera está más cerca. Que con el tiempo acabas aprendiendo que no importan las veces que te caigas ni las veces que no quieras levantarte, porque lo único de lo que te acordarás serán de las cosas buenas.


    Así que ven, ven, porque vamos a jugar a todo lo que esté prohibido, a hacer todo lo imposible para que seamos posibles. Hablar de más, pero esta vez para hacerlo de verdad. Que somos dos, que nos sobran los motivos y que no necesitamos que nadie lo entienda. Que aún quedan un millón de preguntas por resolver, pero toda una historia a punto de empezar. Y puestos a empezar, que sea por tus ojos verdes amarronados. Que somos dos.Y eso es suficiente.